Muchos padres cristianos se han hecho esta pregunta. Su ansiedad es comprensible. Han escuchado las historias de niños que se han ido de casa y anunciaron que ya no seguirían la fe de la familia. En nuestro trabajo con adultos jóvenes, hemos sido testigos...

leer más